Traductor

English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

importante:

La ONG "MUJERES POR IGUALDAD DE DERECHOS ESCOBAR" ya no existe, pero el contenido aquí publicado es demasiado importante como para cerrar el blog. Para mayor información sobre esta ONG, comunicarse a
giordano.silviabeatriz@gmail.com

La trata de blancas

Tomado del libro “La Trata de Blancas” - Autor: Albert Londres - Editorial Claridad, año 1927. - Capítulo 27 (último capítulo)

“LA RESPONSABILIDAD ES NUESTRA”

Desearía que se me hiciera el honor de escucharme un poco todavía.

Yo he ido al Bagne.

Yo he ido al Biribí.

Yo he entrado en las casas de locos.

Yo vengo de Buenos Aires.

¿Por qué?

¿Para referiros historias? Las sé de las más atrayentes. El hombre que hace quince años que rueda por el mundo sin cesar, no está falto de historias. Yo he querido descender a los fondos más bajos donde la sociedad se desembaraza de lo que ver lo que nadie quiere ver ya. Juzgar las cosas juzgadas.

No he creído deber dormir en paz en el dulce lecho de la ley.

He creído que era loable dar una voz, por débil que fuera, a los que ya no tenían derecho de hablar.

¿He llegado a hacerlo entender? No del todo.

Los que viven sin cadenas, sin miserias, los que comen todos los días, promueven tal ruido por su propia cuenta, que no pueden oír las quejas que suben de abajo.


Cuando se les pide un poco de silencio, contestan que no pueden.

Hasta creen que no tienen el deber de concederlo.

Si me equivoco, prefiero equivocarme en contra mía y no en contra de ellos.

Hoy se trata de una cuestión vieja, que más veces hace sonreír que estremecer.

Esa sonrisa no debía ser de rigor.

Como base de la prostitución de la mujer, existe el hambre.

No hay que perder ni un momento ese punto de vista.

Si no hubiera hambre, no habría mujeres que vender. Habrá mujeres para vender, si hay hombres para comprarlas. Y se verá antes el fin del mundo que el fin del “demi-monde”. Pero habrá el ochenta por ciento menos.

No habrá más que las que quieren.

Hoy hay las que sufren.

Hace tres años que la sociedad de las Naciones confecciona en secreto una amplia información sobre la trata de blancas.

Ha enviado comisionados al Extremo Oriente, a Canadá, a la América del Sur, a Oriente.

Esos comisionados se han paseado de lo lindo.

Han tragado el polvo, si no del camino, de los legajos.

¡Han buscado la verdad en los legajos!

Además, eran hombres demasiado serios para buscarla.

Y por eso no la han buscado donde se encontraba.

Los legajos jamás han sido constituidos para combatir la trata de blancas, sino para descargar la responsabilidad de los funcionarios encargados de combatirla.

Los comisionados de la Sociedad de la Naciones quieren organizar la virtud en la tierra. Yo los saludo, aunque con una linda y pequeña sonrisa.

Yo sé, en efecto, a los que esos señores llaman virtud. La virtud es para ellos el vicio que no se ve.

Que los países de mentalidad primitiva, como los Estados Unidos de Norte América, limpien las fachadas y arrojen la suciedad al interior, instalen la tolerancia creyendo suprimir la tolerancia, tanto mejor para ellos, si sólo tienen necesidad de las apariencias.

Nosotros hemos pasado de ese estado.

El respeto humano no podría guiarnos ya.

Los mismos escamoteadores saben muy bien que no es hacer desaparecer el objeto echarle un velo por encima.

Todos hemos conocido los países con virtud oficial.

¡Linda farsa!

Si se corta radicalmente el cultivo de la amapola, se suprimirá el opio. Se puede dar este procedimiento, o al menos su principio como inobjetable.

Los virtuosos de este planeta obran como si la mujer fuera una planta.
¡Trabajan por la resurrección de la cultura del sexo femenino! Eliminan, no las causas que puedan hacer de la mujer una desgraciada, sino la mujer misma.
Limpian a grandes golpes de agua y dan un escobazo. Luego se van a dormir.

Al día siguiente se admiran de encontrar a las mujeres en la acera.

¡Son verdaderamente ases!

Se ha podido someter a leyes el encuentro del rayo con la tierra. Esta ley se llama pararrayos.

Ninguna ley podrá impedir el encuentro del hombre y la mujer.


Es cierto que la sociedad de las Naciones no tiene miedo de perder nunca el tiempo.

He mostrado a ustedes la trata de blancas.

Los hombres que viven de ella y las mujeres que no mueren en ella.

Hasta hoy no se ha querido ver en esto más que casos excepcionales.

La novela.

La novel de a muchacha engañada.

Esto constituye una linda historia para hacer llorar a las madres.

No es más que una historia.

La muchacha que no consiente sabe muy bien a donde ha de dirigirse.

Miremos las cosas más profundamente.

Y entonces no será la novela lo que encontraremos, sino el drama.

Drama de las pequeñas polacas.

Drama de las pequeñas franchutas.

Aquellas bajan la cabeza, saben el camino que han emprendido.

Siguen al hombre del “medio”, como un enfermo sigue al médico.

El cirujano va a hacerles daño, pero las salvará tal vez.

Drama de la miseria de la mujer.

El rufián no crea. No hace más que explotar lo que encuentra. Si no encontrara esa mercadería, no la vendería. Únicamente sabe quien la fábrica: la Miseria.

Cada vez es más fácil perderse en las apariencias sensibles.

Cuando se trata de la trata de blancas, se dice: ¡Ah, esos hombres que conducen a esas mujeres!, pero nadie exclama:
¡Oh, la miseria que aconseja a esas mujeres que se dejan conducir por esos hombres!

La miseria es como todos los estados. Solamente la conocen

los que la habitan. Los demás ni piensan siquiera en ella. Y cuando algunas veces la nombran, lo hacen como de un país que jamás se ha visto, es decir, dicen las mayores tonterías al respecto.

Los que siempre han tenido que comer y donde acostarse, deberían coserse los labios antes que decir que hubieran hecho ellos a que no hubieran hecho hallándose en la miseria.

Son como esas gentes acomodadas que hablan de la guerra sin haber sido soldados.

Yo no pido hijas de familia para reemplazar a las que han caído.

Un señor Tolstoi ...

Yo digo que el ochenta por ciento de las francesitas que van a consolar a los hombres a través del mundo, han sido impulsadas a ello por la necesidad.

Se me dirá que me equivoco, que es por la pereza.

Bien.

Entonces, ¿qué es lo pasa (grita una señora), que no encuentro una obrera por día?

Pasa, señora, que en el día que usted ha tenido necesidad de una costurera o de una obrera cualquiera a jornal, usted no ha pensado más que en dar esa buena noticia por teléfono a la pequeña desconocida, que, por otra parte, no debía tener teléfono...

Pasa también que usted puede esperar sin morirse durante ocho días una obrera a jornal, pero la obrera a jornal no puede estar ocho días sin comer.

Pasa que usted habla desde lo alto de su seguridad y que nuestras hermanitas han caído desde lo alto de su desgracia.

¡La pereza! ¡Perfectamente! Ella constituye la otra parte.

¡El veinte por ciento!

Los misioneros de la Sociedad de las Naciones que han ido a pasearse en nombre de la trata de blancas...

¿Y usted?

¡Yo también!

... Van a tratar en nombre de la moral.

Van a hablar como en una cátedra, de lo que se debe hacer, de lo que no se debe hacer, del mal y del bien.

Van a hablar de lo que no se ve.

Lo más escandaloso, ustedes lo saben, no es que exista el mal, sino que se vea. Van a decir: Vigilad los barcos. Apresad los rufianes.

Y después? Todo eso se hace ya.

Van a decir: Suprimid las “casas”.

¿Y las aceras, señores?

Sin aceras, ya no habrá hijas de la acera. ¡Espero que esa sea una buena idea!

¡Una moral a la violeta!

No son las casas, los rufianes, ni los molinos los que hay que combatir.

¡Se trata de apagar las linternas!

¡Al contrario, se trata de ver claro!

Las muchachas, que por instinto se enrolan en el regimiento mercado, se enrolarán siempre, hágase lo que se haga.

Tanto mejor, puesto que hay voluntarias para la batalla.

Pero, ¿y las otras?

Mientras haya huelgas.

Mientras las muchachas tengan frío, tendrán hambre.

Mientras no sepan dónde llamar para ir a dormir.

Mientras la mujer no gane lo suficiente para permitirse estar enferma.


Aun para permitirse el lujo de comprarse un mantón de abrigo para el invierno.

Para hacer comer algunas veces a los suyos y a su hijo.

Mientras consistamos que el rufián se nos adelante para ofrecer la mano con un plato de sopa. Quemad las casas, excomulgad sus cenizas. No habréis hecho más que fuego y grandes gestos.

La responsabilidad es nuestra. No nos hagamos a un lado.

LA TRATA DE BLANCAS

Mujeres por Igualdad de Derechos Escobar
Publicar un comentario

Entradas populares