Traductor

English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

importante:

La ONG "MUJERES POR IGUALDAD DE DERECHOS ESCOBAR" ya no existe, pero el contenido aquí publicado es demasiado importante como para cerrar el blog. Para mayor información sobre esta ONG, comunicarse a
giordano.silviabeatriz@gmail.com

Discriminación Social

Actualmente la discriminación social en Argentina ha tomado mayor notoriedad porque los afectados son cada vez más. Este tipo de rechazo se origina cuando el encargado de armar un modelo de país no inserta a todos en este. Muchos quedan afuera, muchos son apartados. Así los ancianos, los enfermos y los pobres no encuentran su lugar. El gobierno de turno no les brinda lo necesario para poder desarrollar su vida con normalidad. // Fuente: http://historiantigua.obolog.com

Los ancianos son personas descartables a las cuales se intenta eliminar poco a poco con jubilaciones de miseria. Horroroso es ver como un abuelito con la salud deteriorada hace eternas colas a la intemperie para recibir un pago de manos de un ingrato empleado público. Malos tratos y oídos sordos a las quejas, esa es la política social para los más grandes. Hay culturas que cuanto más tiempo haya vivido una persona más valor tiene ya que el conocimiento adquirido durante esos años servirá de enseñanza a las próximas generaciones. Lamentablemente en este país los viejos van a parar a un rincón y sólo dicen pabadas. Para qué escucharlos, para qué prestarles atención, para qué regalarles una sonrisa y hacerlos felices. Les damos miserias como sueldos, milagrosamente llegan a fin de mes haciendo malabares que varios ministros de economía deberían aprender. Son los más viejos y los discriminados.



Los enfermos de este país pueden dirigirse a un hospital y encontrar profesionales verdaderamente capaces pero los encuentran en instalaciones sanitarias precarias y desprovistas del material necesario para dar un servicio correcto. Así se siente seres humanos de segunda categoría, seres no dignos de un servicio de salud digno. Aquel que decide darle importancia a su salud o se convierte en una cuestión de vida o muerte debe pasar horas esperando ser atendido. De esta manera no puede trabajar y sí no se trabaja no se puede comer ni pagar el importe del bono de la cooperadora. Algunos siquiera pueden darse el lujo de trasladares a un nosocomio, no tiene los dos pesos para pagar el colectivo. Así es la situación de la salud argentina, un derecho que todos tenemos por ley le es negado a muchos por diferentes circunstancias. Los enfermos son los más débiles y los discriminados.

Una gran porción de nuestra sociedad es pobre, viven en pequeños lugares con hambre y frío. En el interior llegan a comer cinco persona por sólo dos pesos por día. Esta gente no quiere limosna, quiere trabajo. Sentirse útil y honrado de llevar el pan a su familia. Pero en este momento eso parece ser mucho pedir, los más de cuatro millones de desocupados tienen detrás seguramente, por lo menos, tres bocas que alimentar. ¿Cómo lo hacen? Se valen de la bondad de la gente, de la solidaridad. Aquellos que tiene un poquito más que ellos, generosamente, los ayudan a sobrevivir. No son los ricos los que se desprenden de grandes sumas para destinarlas a la ayuda, son los trabajadores de clase media o baja pero que aún tienen trabajo los que ayudan y son solidarios. Es injusto y inmoral sobrevivir en la vida, todos tenemos derecho a vivir plenamente, quizás no con grandes lujos, pero aunque sea vivir. Los vivos de siempre desde las alturas del poder ostentan sus millonarias casas y se ríen embriagados de poder y codicia. Este país es así de injusto, muchos disfrutan de "la buena vida" a costa del sufrimiento de los más débiles. Los pobres son los desprotegidos y los discriminados.

Socialmente muchas personas son dejadas de lado, para algunos molestan y sería mejor hacerlos desaparecer. Pero que injusto sería esto porque borrarían del planeta gente que vale la pena. Porque son luchadores en una realidad que le es adversa. Son guerreros que, valientemente, combaten batallas todos los días y están dispuestos a seguir haciéndolo. Son personas que por su accionar en la vida y por no dejarse vencer por los tiempos duros se merecen ser reyes. Merecen ser ellos los que dirijan nuestro país de manera honrada para que todos tengan lo que les corresponde. Ellos son el pueblo y en esta irónica realidad ellos son los discriminados.

Publicar un comentario

Entradas populares